17.9.06

de Ratzinger a Fallacci.


Ja hi tornem a ser.!
Benet XVI ha dit que la guerra santa és contrària a Déu, i que la violència no és compatible amb la religió.
Si us fixeu no es cap critica al Islam, nomès, sino també amaga una autocritica a la propia Esglesia, que ha convocat varies guerres santes, de les creuades a Montsegur, fins i tot la famosa Reconquesta.

És a dir, té mig món musulmà sublevat per haver estat coherent amb el catecisme. Un home de Déu assegura que, en nom de Déu, no es pot matar i ha de demanar perdó.?

De que ?

Els liders musulmans han agafat el rave per les fulles i han exigit disculpes. El radicals han tirotejat, han llençat coctels molotov a esglesies cristianes, i han amenaçat al propi Papa.

Cada cop que Bin Laden amenaça en envair Al Andalus, es aixó el que hem de fer?

No hi entes mai aquest pervers sistema que pretenen els musulmans. Nosaltres calladets i comprensius. Ells a la minima encenen la furia. Nosaltres no podem dibuixar Mahoma, ells poden convocar concursos de dibuixos sobre Jesucrist.
Nosaltres hem de dir que Deu i Alla son el mateix deu. Ells amenaçen a qui no es converteixi al islam.

A on anem per aquest camí?. Dons la historia ens demostra que sempre guanyen els intransigents. El 7e de Cavalleria guanyà els sioux. La Inquisició guanyà els lliurepensadors. Franco guanyà els republicans. Fins a quan seguirem jugant a aquest joc fent sempre el paper del beneit?

Jo sempre he cregut amb la reciprocitat. S'ha de ser pacific amb els pacifistes, i intransigent amb els intransigents, sino acabes malament, i quan t'adones es tard, massa tard.

I justament aquets dies em venen a la memoria els dos articles de la Oriana Fallaci sobre aquest tema, i el meu, que va inaugurar aquest blog el 12 de Setembre del 2001.

Aquí us deixo els links per a que els podeu llegir :

La rabia y el orgullo de Oriana Fallaci
Los hijos de Alá de Oriana Fallaci
HACIA LA NOVENA CRUZADA de Miquel Manubens

L'últim article de Oriana Fallaci :

L'enemic al qui tractem com amic (en italià) 15-09-2006


El que va dir en Ratzinger a Ratisbona :
(...) Recientemente leí la edición del profesor Theodore Khoury (Müster) del diálogo que el erudito emperador bizantino Manuel II Paleólogo, probablemente durante el invierno de 1391 en Ankara, mantuvo con un persa culto acerca del cristianismo y del Islam y sobre la verdad de ambos.

Presumiblemente fue el propio emperador el que escribió, durante el asedio de Constantinopla entre 1394 y 1402, este diálogo; se explica así por qué sus razonamientos sean transcritos de manera más detallada que los de su interlocutor persa. El diálogo se extiende sobre todo sobre la imagen de Dios y del hombre, pero necesariamente también siempre de nuevo sobre la relación entre las –como se decía- tres "Leyes" o tres "reglas de la vida": Antiguo Testamento-Nuevo Testamento-Corán. No pretendo discutir esta cuestión en esta lección; querría tocar sólo un argumento –más bien marginal en la estructura de todo el diálogo- que, en el contexto del tema "fe y razón", me ha fascinado y que me servirá como punto de partida para mis reflexiones sobre este tema.

En la séptima conversación (o controversia) editada por el profesor Khoury, el emperador toca el tema de la yihad, de la guerra santa. Seguramente el emperador sabía que en la sura 2, 256 se lee: "Ninguna constricción a la fe". Es una de las suras del periodo inicial, según los expertos, durante el cual Mahoma mismo estaba aún sin poder y amenazado. Pero, naturalmente, el emperador conocía también las disposiciones, desarrolladas sucesivamente y fijadas en el Corán acerca de la guerra santa.


Sin pararnos en detalles, como la diferencia de tratamiento entre los que poseen el "Libro" y los "incrédulos", él, de una manera sorprendentemente brusca, se vuelve a su interlocutor simplemente con la pregunta central acerca de las relaciones entre religión y violencia en general diciendo: "Enséñame también lo que Mahoma ha traído de nuevo, y os encontraréis solamente cosas malas e inhumanas como su orden de difundir a través de la espada la fe que predicaba". El emperador, después de haberse pronunciado de esta manera tan convincente, explica después minuciosamente las razones por las cuales la difusión de la fe mediante la violencia es algo irracional.
La violencia contrasta con la naturaleza de Dios y la naturaleza del alma. "Dios no se complace con la sangre –le dice-, no actuar siguiendo a la razón es contrario a la naturaleza de Dios. La fe es fruto del alma, no del cuerpo. Por lo tanto, quien quiera llevar a alguien hacia la fe, necesita la capacidad de hablar bien y de razonar correctamente, sin violencia ni amenazas... Para convencer un alma razonable no es necesario disponer ni del propio brazo, ni de instrumentos para herir, ni de ningún medio con el que se pueda amenazar a una persona de muerte...".

La afirmación decisiva en esta argumentación contra la conversión mediante la violencia es: no actuar siguiendo a la razón es contrario a la naturaleza de Dios. (...)

1 comentari:

Eiximenis ha dit...

Ja se sap: l'integrisme islamista tan sols satisfà als dèspotes, dictadors, masclistes,d'uns païsson enrrederits econòmica i democraticament que el fan servir com a arma contre llurs propis pobles. Però també li va força bé als neo-con del Primer Món, els ha donat una empenta i han sortit de la caverna. De fet patim un fort retrocés en matèria de llibertats democràtiques. I ha donat una legitimació al sistema econòmic capitalista molt perillós, al meu parer.